¡No soy tu princesa!

basta-violencia-mujer_bloggercom

Es más escandaloso matar a un león que una mujer.

Es duro de leer, de pensar, de decir, pero es así. El león asesinado recientemente ha hecho más ruido que las mujeres que mueren asesinadas también en nuestro país. Hubo una vergüenza general cuando se dijo que el cazador asesino era español y un alivio cuando se demostró que era americano.

Que alguien pueda hacer daño a una persona, y más aún cuando la ha querido, se escapa a mi razón. Que mueran personas en su hogar, a manos de de sus parejas, las personas en las que más confiaron, no tiene explicación.

A lo largo de los últimos once años, más de 700 mujeres han perdido la vida a manos de sus parejas o ex parejas. La primera en entrar en la estadística fue Yaneth, arrojada desde un segundo piso por el que se decía su novio en la localidad malagueña de Fuengirola. Era 7 de enero de 2003. Tenía 28 años.

En lo que va de año 2015 el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha confirmado la muerte por violencia de género de 32 mujeres, una cifra que podría elevarse en cualquier momento, en cualquier segundo…

Estaría bien , que entre tanta campaña política a las elecciones generales, que alguien nos dijera algo acerca de esta lacra, estas indignas cifras, esta sonrojante estadística. ¿Qué se hace hoy? eso me lo pregunto cuando pienso en esas mujeres que eran madres, trabajadoras, amigas, inocentes, y a las que no les había llegado la hora.

Que las mujeres ganen lo mismo que los hombres o que hablemos de miembros y miembras no es la solución. Hay que ir a la base, hay que ir a nuestros hijos, a nuestros niños y hay que educar en igualdad. Así poco a poco cambiaremos nuestra sociedad. No sólo los padres, los colegios necesitan medios, ayudas.

rwalidad

El objetivo de la educación debe ser la igualdad y el respeto. No quiero que mi hija sea una princesa, no quiero que busque un príncipe ni que se deje llamar princesa. Quiero que sea una persona con sueños por cumplir y por hacer, que tenga las mismas posibilidades que todos, que encuentre a otra persona que la quiera y la respete, que sueñe también con ella, que sean un equipo, que no conduzca siempre el mismo, ni cocine siempre el mismo, ni cambie los pañales siempre el mismo, que sean dos y cada cual uno, uno mismo. Y si le llega a mi hija un día un supuesto príncipe, espero que diga : ¡Yo no soy tu princesa!

we-can

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s