Supernanny y las cartulinas mágicas

 

cartulinas de coloresAntes de ser padre y maestro seguí un poco la supernanny, ya hace más de siete años de esto, poco después abandoné la tele por completo. En aquellos momentos no tenía yo muchas tablas en lo pedagógico y como simple televidente llegué a la conclusión después de verlo un par de veces que con una cartulina resolvías todos los problemas y que esa pobre familia que había sufrido tanto, sólo necesitaba la cartulina que pegarían en la cocina – a partir de ese momento todos los problemas de convivencia y de respeto desaparecerían.

Tiempo después tuve la suerte de empezar a ejercer como maestro y posteriormente la felicidad de ser padre. La cartulina de la supernanny estaba presente y no había podido olvidarla.

Todos en casa tenemos normas. Puede que algunos no sean conscientes de esto pero las normas están ahí. En los casos en los que no están, las necesitamos, eso entendí, la cartulina eran normas para las familias que no habían sabido o podido establecerlas. Un niño de dos años sabe que no puede acercarse a la cacerola de la cocina ¿por qué? Porque en algún momento se ha acercado y ha sentido el enfado o el miedo de alguno de sus padres, de ahí ha concluido que eso no se hace. Ya está hecha la norma.

Pero en otras situaciones o momentos es necesario dedicar un tiempo a reflexionar cuales pueden ser las normas de nuestra casa, además de nuestras metas como familia. Es nuestra obligación como padres hacer un proyecto en el que todos los miembros de la familia estamos involucrados y en el que queda claro el objetivo, la norma, y muy importante: la consecuencia.

Todos los maestros a principio de curso consensuamos las reglas de clase con los niños, ellos mismos las dicen e incluso aportan las consecuencias. Si conseguimos esto no necesitamos a la supernanny, nosotros también podemos conseguir nuestra cartulina mágica.

¿Por qué son necesarias las reglas?

Son precisas porque socializan, ayudan a la armonía familiar, marcan los límites en el comportamiento de nuestros hijos, les posibilita prever y controlar, es decir se sienten seguros.

El saber que va pasar en cada situación, que se espera de ellos, es algo que les ayuda mucho. En el colegio pasa igual, si hay algo que los niños no soportan es la arbitrariedad. Si no tenemos regla sobre la pelota en casa y nuestro hijo rompe algo y nos enfadamos con él, le va costar el doble aceptarlo.

¿Cómo conseguir que las reglas sean eficaces?

Tienen que ser claras. En casa no se juega con el balón nunca.

Tienen que estar en proporción con la edad o la etapa emocional de nuestros hijos.

Todos los miembros de la familia tienen que conocerlas y aceptarlas.

Deben ser coherentes. Si por estar de excelente humor le dejas jugar al balón en casa, tu regla pierde valor.

Dicho esto, si somos claros, sistemáticos y coherentes no necesitamos cartulinas mágicas para convertirnos en superpapis.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s