Nuestros niños y el sexo

IMG_0509

El otro día hablando con una amiga le contaba que mi hijo a veces cuando le voy a cambiar el pañal me dice: “papá, espera un momentito” y empieza a jugar de manera inocente y tranquila con su pene. Nuestro hijo cumplirá en febrero tres años. Ella me contó que el bote de las pompas que usaban para que su hijo jugara mientras se bañaba lo tuvieron que quitar ya que él encontró una manera mucho más divertida de jugar con ese bote. No entraré en detalles pero imaginen ustedes.

En algún momento, más o menos a partir de los dos años y medio, los niños van a descubrir zonas de sus cuerpo que les proporcionan placer y se tocarán los genitales intentando encontrar esa sensación placentera. ¿Podemos permitir esto? ¿Nos enfadamos? ¿Nos hacemos los locos?

comic

Hasta hace veinte años en España de sexo se hablaba poco o nada. Esos tiempos han pasado y hoy en día en colegios, familias y libros es un tema normal y natural del que se puede hablar, compartir y aprender. Sin embargo se habla poco o casi nada de la sexualidad infantil o si queremos del descubrimiento del cuerpo por parte de los niños.

La naturalidad me parece algo fundamental. Por eso pienso que hay que afrontar esta situación como lo que es: una parte de la evolución y del desarrollo de las personas. En el blog de mamanatural.com.mx leí que integrar la sexualidad como algo normal no es sólo básico para el cuerpo. Es también esencial para el desarrollo emocional y afectivo y la manera que nuestro hijo tendrá en el futuro de vivir su sexualidad.

Tenemos la suerte de vivir en una sociedad que ha evolucionado y con unos padres que queremos aprender. Han pasado los tiempos del “no te toques que te castiga dios” o “si te veo haciendo esos otra vez, te vas a enterar”. Estas reacciones desmesuradas, desproporcionadas o exageradas causan en el niño ansiedad, angustia y confusión, no entiende que algo placentero, que le pertenece, pueda estar mal.

Nuestro hijo se toca en la bañera, nuestra hija se frota con el sofá mientras ve los dibujos. ¿Qué hacer entonces? Nada, diría yo. Se trata de respetar ese inicio en el descubrimiento y exploración del cuerpo y con el tiempo tematizarlo y no convertirlo en algo extraño o malo. Como hemos dicho es totalmente normal. En el niño despierta aún más curiosidad ya que al placer se añade el misterio de que una parte de su cuerpo cambie de tamaño en determinados momentos.

image

Aunque a veces estemos en situaciones incómodas o embarazosas, es importante compartir con nuestros hijos este tema. La sexualidad no debemos reducirla solamente a un tema anatómico. La intuición nos ayudará en la educación sexual de nuestros hijos. No hay nadie mejor que nosotros para enseñarles, los conocemos y los queremos. Será un proceso ya que, como hemos dicho al principio, en los primeros años no se puede hablar de sexualidad sino de descubrimiento y exploración del cuerpo.

En conclusión nuestro trabajo de padres es impedir que la sexualidad sea algo tabú, feo o prohibido. Debemos intentar incorporarla a la educación que queremos darles a nuestros hijos y posibilitar que puedan desarrollar una vida sexual sana.

5 Respuestas a “Nuestros niños y el sexo

  1. Muy buen post! Es un tema muy interesante, porque a todos se nos pasa por la cabeza qué hacer cuando llegue el momento de explicarle ciertos temas que no comprenderá tan fácilmente. Me parece muy bien lo que comentas de dejarles explorar, que al fin y al cabo es su cuerpo y tienen todo derecho de comprender que algo está cambiando, y sobre todo, que es parte del proceso de crecer. Por eso, creo que llegado el momento lo tomaría como algo normal sin darle mayor importancia y sin mostrar interés por lo que hace para que no lo vea como un juego y lo repita por agradar. Simplemente añadiría que, como el nene tendrá una edad en la que ya podremos expresarle ciertas cosas, le explicaría de forma que entienda, que eso no lo puede hacer en la calle, es decir, que lo reserve para casa. Lógicamente se olvidará pero se lo recordaría si intenta hacerlo en lugares públicos porque, el día de mañana, por mucho que le guste la sensación, no lo hará en la calle. Debe saber que eso es parte de su intimidad y no para todo el que pueda verlo. De resto, aplaudo al completo tu opinión.

    Me gusta

    • Gracias madremaya por tu participación y los buenos consejos. Creo que tienes mucha razón y hay que transmitir al niño poco a poco que es un aspecto de su intimidad. Me alegra verte por aquí.
      Saludos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s